La DEMOCRATIZACIÓN de un nicho.

Me encuentro trabajando desde hace 3 meses, en un nuevo proyecto.
Creo firmemente en la “democratización” de pequeños sectores de la actividad económica.
Por democratización me refiero a poder llegar a un mercado mucho más amplio, atacando variables rígidas de un sector específico.
Para que entiendan de manera más clara, adelantaré un poco mis “investigaciones” actuales.
 
Llevo en el mercado del coleccionismo unos 10 años, especializado principalmente en el numismático (las monedas, entre el común de los mortales).
Analizando esta última década puedo asegurar que he aprendido a hacer negocios en este mundillo, pero aún no se diferenciar entre una moneda del Imperio Romano y otra de la República. Menos aun saber si se trata de una falsificación o una pieza original. 
Esto es justamente lo que me hizo ver donde esta el “problema/oportunidad” de este especial nicho.
Hay que lograr que una persona “normal”, aquella que no ha comprado una moneda en su vida, se anime a hacerlo. El día que esa barrera pueda romperse, todo el sector cambiará radicalmente.
 
Por todo esto me encuentro trabajando sobre dos importante variables: INFORMACION y SENTIMIENTOS
 
El principal motivo por el que la gente en general no se anima a comprar, es por falta de información, por miedo. Miedo a ser engañado, miedo a comprar algo muy por encima de su precio real, miedo al “que dirán”, miedo. Cuando una moneda supera cierto precio, la compra por impulso no funciona, y entra la variable información, el consejo de un experto. Esto ocurre en la vida en general, pero muy especialmente en este sector.
 
La segunda variable es la de los sentimientos. Todas las personas llevamos dentro un coleccionista. Se comienza con los recuerdos: un billete de metro de alguna ciudad que visitas, unas monedas, un cuadro, un cromo… Continúas con ello y, al final, te encuentras que tienes varios de distintos orígenes y así, sin darte cuenta, comienza tu colección. 
Esta entrada fue publicada en Coleccionismo, Internet y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.